• 0.jpg
  • 1.jpg
  • 2.jpg
  • 3.jpg
  • 5.jpg
  • 7.jpg

Comunicado - Marcha Patriótica Antioquia

Visto: 918

El incumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno nacional con la Cumbre Agraria campesina, étnica y popular, tras el paro nacional agrario del año 2013, fue lo que motivó el nuevo paro nacional agrario y la minga indígena que se inició el 30 de mayo. De hecho el mismo presidente Santos, el 2 de junio, pidió perdón a las comunidades campesinas por la demora y el incumplimiento de lo pactado.

Pero hoy el ministro de defensa Luis Carlos Villegas y los altos mandos militares, vuelven a arremeter contra la protesta justa, pacífica y digna que encabezan miles de campesinos, indígenas y afros en diferentes lugares del país. ¿Cómo es eso de pedir perdón un día, y ordenar la represión el otro?

El papel de la fuerza pública colombiana no puede jamás seguir siendo el de verdugo contra su propio pueblo, como está sucediendo contra los manifestantes en el Valle y Cauca, el Pacífico, Catatumbo, Putumayo, Santander, Bajo Cauca, Oriente y nordeste antioqueño, donde han sido asesinados hasta hoy 3 manifestantes y hay decenas de heridos y capturados. El tratamiento de guerra con el que se reprime salvajemente toda protesta, tiene que cambiar radicalmente si de verdad queremos pasar la página del ciclo de violencia que caracteriza al Estado colombiano.

El primer día del paro, la Policía Nacional causó la muerte del compañero indígena Willington Quibarecama Nequirucam, en el sector de la Delfina, municipio de Buenaventura.

El 3 de junio, en horas de la mañana en la vía que comunica a Santander de Quilichao y Popayán, en el Norte del Cauca, cayeron asesinados los compañeros Gersaín Cerón y Marcos Aurelio Días, pertenecientes al Territorio Ancestral SA'TH TAMA KIWE. Además de producir heridas a cuatro manifestantes; Oscar Guetio, Ovidio Escué Dagua, Evelio Hurtado y Rafael Pazu.

En Bogotá falleció el estudiante de la Universidad Distrital Miguel Ángel Barbosa, quien permaneció en estado grave, luego que fuera brutalmente agredido por el ESMAD el pasado 21 de abril.

La asociación Aheramigua, del nordeste de Antioquia, denunció que las comunidades de Puerto López, corregimiento del Bagre, fueron amenazadas de muerte el viernes 3 de junio por paramilitares, quienes portando armas largas y uniforme camuflado, amenazaron que tenían una lista de 70 personas a las que iban a asesinar.

El Congreso de los Pueblos denunció la detención de 140 participantes del paro en la región de Berlín, en la vía entre Bucaramanga y Pamplona, además de una cantidad indeterminada de heridos.

Ríos Vivos, organización campesina del cañón del río Cauca donde se construye Hidroituango, denunció las amenazas que hicieron los paramilitares contra los manifestantes que hicieron una marcha y acción de protesta en Puerto Valdivia, bajo Cauca antioqueño.

El paro y la minga nacional decretado por la Cumbre Nacional Agraria, campesina, étnica y popular continúa haciéndose sentir con fuerza, en la movilización, el bloqueo de vías, la toma de tierras y las diversas acciones que las comunidades vienen desarrollando a lo largo y ancho del país.

La solidaridad, acompañamiento y apoyo a la justa y digna lucha del pueblo es compromiso de Marcha Patriótica Antioquia. En tal sentido hacemos un llamado al gobierno departamental y nacional para que cese el tratamiento de guerra contra los manifestantes, y establezca el diálogo y el cumplimiento de lo pactado con las comunidades agrupadas en la Cumbre Agraria campesina, étnica y popular, como mecanismo de solución a la grave crisis que afrontan las comunidades. Es contradictorio y cínico hablar de paz en La Habana y responder con guerra a las justas protestas pacíficas en Colombia.

Medellín, 4 de junio del 2016