• 0.jpg
  • 1.jpg
  • 2.jpg
  • 3.jpg
  • 5.jpg
  • 7.jpg

CHOCÓ CONSTRUYE TERRITORIOS DE PAZ

Visto: 856

 Mientras se desarrollaban las campañas para elección local, municipal y departamental del Chocó 2015, 32 comunidades indígenas y 17 consejos comunitarios de la cuenca del Bojayá, construían estrategias para la defensa y permanencia en el territorio, a raíz de la fuerte incursión paramilitar en diferentes zonas del departamento, especialmente en el municipio de Río Sucio.

Bojayá guarda en su memoria viva el trágico suceso de aquel 2 de Mayo del año 2002, donde más de un centenar de sus pobladores perdieron la vida como resultado de los enfrentamientos entre paramilitares y guerrilleros de las FARC-EP, y miles tuvieron que desplazarse.

Miles de familias víctimas de la guerra que se ha vivido en este municipio, temen perder sus fincas que con grandes sacrificios levantaron; se esfuerzan en la reconstrucción de sus vidas en un territorio que hoy dignifican con el valor y respeto que merece: un río inmenso que permite la comunicación entre familias y vecinos, una extensa selva de tierra fértil y maravillosos paisajes que se resisten a abandonar ante una nueva confrontación militar que creyeron nunca más volvería.

 

Porque esta es su casa sin murallas, sus raíces y cultura pertenecen a esta tierra, por eso decidieron marcar sus comunidades como territorios de paz, con banderas blancas en cada hogar, advirtiendo a los empecinados mercenarios que buscan posicionarse, que esta vez las víctimas de ayer  no van a correr, que el Estado tendrá que protegerlos y atender sus denuncias y no podrá más hacerse el de la “vista gorda”, permitiendo que las fuerzas militares despejen los controles para dar paso al paramilitarismo, como sucedió recientemente cuando 9 de sus pangas incursionaron en el municipio de Río Sucio bajo la mirada cómplice del Ejército. La cada vez más evidente connivencia entre fuerzas armadas oficiales y paramilitarismo debe terminarse para siempre. No se puede permitir, como lo denuncian las comunidades afectadas del Chocó, que siga otorgándose control territorial a grupos armados que a diestra y siniestra amenazan, despojan, desplazan y asesinan a los campesinos e indígenas del Chocó. ¿Por qué razón lo siguen haciendo? ¿Acaso es la muerte, el odio y la guerra lo que alimenta sus mentes? ¿No queda un mínimo de humanidad, paz y reconciliación en sus corazones?

 

¿Olvidan que una esperanza de cambio renace en las comunidades? Pues es eso precisamente lo que significan los acuerdos de paz entre el gobierno de Santos y la guerrilla de las FARC-EP. Por eso las comunidades que más han sufrido las consecuencias de la confrontación armada, esperan que el Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, sea un hecho real.  Ellas, las comunidades, afirman que “ya nada tienen que venir a hacer por acá otros grupos”.

Por el contrario, lo que más necesitan hoy es el compromiso de todos en fortalecer espacios para crear una cultura para la paz; y ello implica defender su territorio de multinacionales, pues al Chocó, con todas sus riquezas minerales, naturales y terrenales, lo están vendiendo, están acabando con  el suelo y sus bosques, deteriorando el medio ambiente y contaminando sus ríos. Las comunidades son conscientes de que la explotación desenfrenada de selvas y ríos a manos de privados –generalmente extranjeros- significa la desaparición de la cultura afro e indígena; y no están dispuestas a permitir semejante injusticia, semejante atropello contra su soberanía popular.

Así pues, la tarea a emprender no es fácil, pero las comunidades han entendido la necesidad de organizarse. Los Consejos Comunitarios y los Cabildos Indígenas se vienen juntando a través de asociaciones y otras plataformas en trabajos de producción y formación que permitan la defensa y permanencia en el territorio, dentro de las cuales cabe destacar la Asociación de Plataneros del Medio Atrato – APLAMEDA, la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas- CONPI, y la Coordinación Nacional Afrodescendiente – CONAFRO; escenarios donde confluyen las mujeres y hombres líderes de la región que construyen paz con justicia social y dignidad en sus territorios.